El Blog

Calendario

<<   Junio 2006  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Biblioteca Virtual
Documentos:

Scribd


Enlace destacado:

QueGestionamos
Blog: Qué Gestionamos






Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Junio del 2006

Cien millones para microcréditos

Por GestiónCultural - 28 de Junio, 2006, 23:03, Categoría: General

La Cámara alta convirtió en ley un proyecto que asigna $ 100 millones para microcréditos. Fue propuesto por Alicia Kirchner junto a la sanjuanina Marina Riofrío. Los fondos serán distribuidos por el Ministerio de Desarrollo Social entre instituciones que se dediquen a financiar emprendimientos de personas de bajos recursos.
De acuerdo a la norma, los fondos no se darán directamente a personas de bajos recursos, sino que servirán para capitalizar a instituciones intermediarias que a su vez los presten a la gente: sociedades sin fines de lucro, cooperativas, mutuales, fundaciones, instituciones de la comunidad indígena, así como organizaciones gubernamentales y mixtas. Las partidas no podrán exceder de doce sueldos mínimos.
La partida inicial se canalizará a través de "la asignación de fondos no reembolsables, préstamos dinerarios y avales", así como subsidios totales o parciales de la tasa de interés, gastos operativos y asistencia técnica a las instituciones.

Permalink :: Comentar Referencias (0)

Sangre y Arena

Por GestiónCultural - 19 de Junio, 2006, 14:36, Categoría: General





Acerca de los Cines Verdi
de Barcelona y Madrid



Vínculos culturales entre España y Estados Unidos detrás de la pantalla

Tyrone Power le hace upa a Rita Heyworth en una escena de la peli "Sangre y Arena", filamda en 1941, basada en una novela de Vicente Blasco Ibáñez . Todo un clásico del cine universal, tanto como lo es la obra literaria que le da argumento.

El cine es un elemento capital para comprender la fama de Blasco Ibáñez, cuyos argumentos literarios, como veremos, han sido frecuente objeto de adaptación cinematográfica. La variedad de esos filmes y de su calidad no excluye una coincidencia de miras en el melodrama, lo cual explica que Hollywood, el cine iberoamericano y el español hayan mantenido su interés por la obra de Blasco, un universo popular que en estas líneas quedará perfilado como punto de coincidencia y relación cultural.

Blasco Ibáñez fue un escritor muy interesado en el cinematógrafo, a tal extremo que llegó a ser director y guionista. Por otro lado, fue un autor muy popular en los Estados Unidos, y su paso por este país dejó un inconfundible rastro en las pantallas. Notemos, por lo pronto, que su novela Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1916) fue adaptada en tres oportunidades: en 1921 Rex Ingram dirigía The Four Horsemen of the Apocalypse, una gran producción escrita por June Mathis, cuyo reparto encabezaban Rodolfo Valentino y Alice Terry. En 1962, bajo las órdenes de Vincente Minnelli, se rodaba una nueva adaptación, esta vez protagonizada por Glenn Ford, Ingrid Thulin y Charles Boyer, y ambientada en el París de la Segunda Guerra Mundial.

La novela taurina por excelencia, Sangre y arena (1908), dio lugar a tres versiones en Hollywood. La primera, de 1922, se debió a Fred Niblo, y en ella intervenían el astro Rodolfo Valentino, Nita Naldi, Lila Lee y Walter Long. La siguiente adaptación se estrenó en 1941, su director era Rouben Mamoulian y componían su excepcional reparto Tyrone Power, Linda Darnell y Rita Hayworth. A modo de digresión, cabe aclarar que esta última intérprete era la única del plantel con raíces ibéricas, pues el verdadero nombre de Hayworth era Margarita Cansino, y además era hija el bailarín español Eduardo Cansino.


En 1989 se vuelve a fimar, esta vez dirigida por Javier Elorrieta, con el protagónico de Sharon Stone (Sol), Christopher Rydell (Juan), Ana Torrent (Carmen).

Permalink :: 166 Comentarios :: Comentar Referencias (0)

¿Por qué trabajamos?

Por GestiónCultural - 15 de Junio, 2006, 1:26, Categoría: General


En el primer día de clase, el profesor después de presentarse preguntó a todos: ¿Por qué están aquí?. ¿Para qué se suben a esta carrera? . Mi sorpresa fue que, entre los treinta y pico de ingresantes de ese momento, nadie respondió lo obvio: para tener un trabajo.

Y, muchas veces, lo sobreentendido jamás es comprendido cabalmente. Hagamos una composición de lugar: ¿Por qué trabajar?. Y, ¿por qué trabajar en el ámbito cultural?. Aún teniendo el impulso vocacional: ¿hay razones por las cuales ir más allá de lo intuitivo, empírico o filantrópico en el terreno de las manifestaciones culturales?.

Jean Fourastié, estadístico y economista francés (1912-1972), en un breve libro sobre la ciencia económica, reflexiona a partir de una pregunta básica: ¿Por qué trabajamos?, y nos dejó una verdadera perla esclarecedora sobre algo pocas veces explicado antes de ingresar a la denominada clase activa de la sociedad.

Citaremos aquí parte de su primer capítulo y, junto al aporte de Othon Tellez, un influyente promotor cultural mexicano contemporáneo, trataremos de llegar a alguna respuesta.

Dice Fourastié: Recientes encuestas por sondeo han probado que, en materia económica y social, el francés medio dispone de escasos conocimientos. A la pregunta: ¿Por qué trabaja Usted?, el 95% de los consultados responde: para ganar dinero.

Esta respuesta si bien no es falsa, es superficial; ya que solo tiene en cuenta  uno de los efectos del trabajo: la producción de un salario o una ganancia. Pero si se les pregunta ¿Por qué el dinero permite obtener bienes de consumo; el 90% no sabe contestar.

Este es el problema clave de la ciencia económica. Mientras no se comprenda por qué el salario y la moneda se interponen entre el trabajador y el producto de su trabajo no es posible ver con claridad en el fárrago de los fenómenos económicos. ... Veremos que el salario y los ingresos son cupones de racionamiento concedidos a los que producen con el fin de permitirles tomar de la producción nacional una parte equivalente, en principio, a su producción personal.

Básicamente no trabajamos para obtener el cupón de racionamiento, sino para disminuir el racionamiento, por lo tanto: TRABAJAMOS PARA PRODUCIR.

Todas las cosas que consumimos son producto del trabajo humano. La naturaleza pura es una severa madrastra para la humanidad. A una humanidad sin trabajo y sin técnica, el globo terrestre no le ofrece más que una vida limitada y casi vegetativa... Por ejemplo, el trigo fue creado mediante una lenta selección de gramíneas; tan poco natural es que si la humanidad desapareciera de golpe, el trigo solo la sobreviviría apenas 25 años más. ... Todas estas creaciones del hombre subsisten porque es el hombre quien las defiende y les da valor.

œCon mayor razón, los objetos manufacturados, desde textiles hasta el papel y desde relojes hasta receptores de radio, son productos artificiales, creados exclusivamente por el trabajo del hombre (N de la R.: cuánto más hay que decir sobre la producción en la industria de las manifestaciones culturales).

... En los quinientos mil años de historia del hombre como tal, ha aprendido con suma lentitud a aumentar su capacidad de transformación de la naturaleza: ha creado técnicas y ha especializado su trabajo. Esa división del trabajo, necesaria para alcanzar la eficiencia, entraña la agrupación de los trabajadores en células de producción a las que se da el nombre de Empresas... Cada empresa produce así no todos los productos que el grupo necesita, sino solo algunos de ellos, lo cual implica el intercambio. Quien produce libros no los come, debe cambiarlos por comida y bebida. Este intercambio no es tan fácil de concebir. Por consiguiente, no debe haber sido simple encontrar el mecanismo que permite realizarlo.

¿Qué es la ciencia económica?. Es el conocimiento, dirigido según el método experimental, de la actividades humanas que tienden a transformar la naturaleza y a intercambiar los productos así obtenidos, con el fin de satisfacer las necesidades humanas. La distancia que existe entre nuestras necesidades potenciales y los bienes efectivamente producidos por nuestro trabajo, es tan considerable que todos los sistemas económicos observados y observables suponen un sistema de racionamiento. Por esa razón se dice que la ciencia económica estudia la producción, el consumo y el intercambio de bienes escasos. Dicho de otro modo, la ciencia económica tiene por objeto el estudio de los medios que permiten a la humanidad ordenar y reducir el racionamiento...

A través de un lento ascenso del pensamiento humano hacia la ciencia experimental, nacieron y se ensanchan en la actualidad poderosos medios para optimizar la forma de producir. El hecho de que una gran parte de la humanidad todavía no solo sea incapaz de descubrir esas técnicas, sino también poco capaz de imitarlas cuando ellas son descubiertas y llevadas a la práctica en otros lugares, demuestra hasta qué punto el espíritu científico experimental constituye una flor rara en el hormiguero humano, y cuántas precauciones se imponen con el fin de mantener viva su fuente.

Así pues, el espíritu científico y, más exactamente, el espíritu de la ciencia experimental, es el que valoriza el trabajo del hombre. Tanto la innovación como la imitación exigen iniciativas, cuya extremada rareza testimonia la historia. La rareza de la iniciativa creadora constituye uno de los hechos dominantes de la historia económica y, por consiguiente, de la ciencia económica. ... A partir de la división del trabajo y la constitución de empresas surge como consecuencia directa el intercambio de bienes, el cual entraña dificultades importantes y complicaciones de orden moral y político; dado que siempre el cambio se practica entre dos productos diferentes. La determinación de la tasa de cambio no resulta objetiva y, por consiguiente, es motivo de difíciles problemas de justicia social.

La eficacia de la especialización del trabajo es tan grande, no obstante, que la humanidad progresiva se empeña cada vez más en lograrla. De este modo, la empresa y por lo tanto el trabajador, produce cada vez más cosas que no consume y cada vez más cosas que no ha producido.

Recurriendo a otra fuente, Othon Tellez nos señala, respecto a la Producción Cultural:

En la búsqueda de un modelo que nos permita ejemplificar lo que entendemos por producto cultural, tomaremos de la lógica industrial y de la economía el modelo de análisis con base en la producción, distribución y consumo. El consumo cultural, entendiendo como consumidor cultural al individuo que se relaciona con un producto cultural en una interacción entre el objeto cultural y el sujeto espectador o público. Entendamos los productos culturales como las piezas, los bienes culturales, las obras que aportan elementos al desarrollo del patrimonio cultural, que cuentan con procesos de producción específicos y que, en la medida del conocimiento a fondo de la particularidad de la producción, podremos comprender más el valor de su aportación cultural.

Definamos el producto cultural como aquella expresión simbólica que está enraizada con su paradigma cultural.

Tanto Fourastié como Tellez, nos hablan del dipolo producción-consumo que pone en marcha el ciclo necesidades - productos. A diferencia con las necesidades primarias, en el ámbito de nuestra carrera, las necesidades a las que nos referimos son de índole intangible, en lo que a arte se refiere. Asimismo, el producto también es fruto de la subjetividad proyectada por la manifestación cultural que le da origen.

Tellez nombra sin eufemismos mercado al ámbito en el cual tienen lugar los intercambios entre consumidores y productores de las manifestaciones culturales. Es instintivo graficarlo como un circuito. Ese imaginario ciclo circular tiene inductores que facilitan y optimizan el giro; es el rol del Gestor Cultural.

También Tellez nos introduce en el rol de promotor cultural, individuo cuya función primordial es impulsar, preservar y difundir las manifestaciones culturales significativas y el cual, hasta hace apenas unas décadas, realizaba su trabajo con un alto proceso intuitivo. Actualmente hablar de promotor cultural significa ingresar a una serie de estrategias de formación, en donde la capacitación permanente, así como el acercamiento a las teorías respectivas, permitan reflexionar sobre el panorama cultural. La improvisación queda de lado para mejorar los conocimientos empíricos a partir de ámbitos teóricos. Considerado de esta manera, el promotor cultural debe asumir un rol integrador sobre el mercado de las manifestaciones culturales.

Si, en definitiva, trabajamos para producir, nuestra producción apunta a mantener y estimular el desarrollo, pero también nos da la oportunidad de crear nuevos espacios económicos ya que en el terreno de las manifestaciones culturales el horizonte de posibilidades es sumamente flexible.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Jean Fourastié: ¿Por Qué Trabajamos?. EUDEBA, 1979

Othon Téllez: www.othontellez.com/wcb/CGIBIN/El_producto_cultural.wcb

Permalink :: Comentar Referencias (0)

Vista al Colón y Ciudad Cultural Konex

Por GestiónCultural - 10 de Junio, 2006, 21:09, Categoría: General

Síntesis gráfica de una jornada muy instructiva e interesante.

El segundo ciclo de Gestión Cultural de Luján (Bs. As.), realizó una visita guiada al Teatro Colón y a la Ciudad Cultural Konex, en el marco de los contenidos académicos de la carrera.
La experiencia resultó positiva y muy interesante. Con respecto al Teatro Colón, su magnificencia hace difícil sintetizar ideas para adaptarlas a nuestro entorno rural y con bajo índice poblacional. Se trata, sin dudas, de una institución única y maravillosa.

Sí nos ha dado tela para cortar la CCK, desde el momento en que se trata de una fábrica cerrada y recuperada como multiespacio cultural. En Luján sí tenemos varios lugares en la misma situación y con buena performance para su adaptación hacia sitios de concentración de espectáculos, exposiciones y eventos diversos.

Lo que sigue, es una síntesis gráfica de la jornada del sábado 10 de junio.





















Segundo Año de Gestión Cultural, en pleno





















Y tampoco faltaron los impresentables en Ciudad Cultural Konex.



















... donde como vemos, cierta gente no se corresponde con las pautas del buen comportamiento que se inculcan en el Instituto. Sepan disculpar.


Aquí una boquetera sorprendida "in fraganti delito"
saqueando la caja fuerte del Konex.











Su cómplice, disimulando.






... y sí; no podía terminar de otra manera: enjauladas.




















Salvando estos pequeños inconvenientes, el paseo resultó por demás entretenido.
!! Qué se repita..!!

Permalink :: 37 Comentarios :: Comentar Referencias (0)

Daniel Merialdo, responde

Por GestiónCultural - 7 de Junio, 2006, 14:02, Categoría: General

Fuimos a la fuente y preguntamos acerca de nuestro objeto de estudio.

FORMACIÓN EN LA PRODUCCIÓN CULTURAL.
Por: Daniel Merialdo, 22/8/2005
Un informe realizado por el Parlamento Europeo en el año 1999 titulado œLas Industrias Culturales y el empleo en los países de la Unión Europea presenta un análisis de las industrias culturales mostrando el lazo positivo entre cultura y desarrollo socioeconómico en Europa.
El sector cultural se revela como un ámbito que tiene la capacidad de constituirse, al mismo tiempo, en fuente de identidad europea y en medio para el desarrollo de acciones innovadoras que impulsa la creación de empleo.
Importantes proyectos relativos a las industrias culturales se han puesto en marcha para generar desarrollo socioeconómico en ciudades de Europa.
El Proyecto del Barrio de las Industrias Culturales en Shefiffield, la cuarta ciudad más grande de Inglaterra, que vive desde hace mucho tiempo una grave crisis de desempleo, es un ejemplo de como se plantea el desarrollo socioeconómico de una región, a través de la generación de Industrias Culturales.
La experiencia ha demostrado que esta interacción entre generación de nuevos empleos e Industrias Culturales también se manifiesta en nuestro país.

La relación entre los productos culturales y los mercados exigen por otro lado profesionales que exploren y generen nuevos proyectos culturales.
Los nuevos proyectos permiten ampliar las posibilidades del mercado, con el beneficio agregado de la generación de nuevos puestos de trabajo y, fundamentalmente, proponerles a los grandes públicos productos culturales que afiancen su identidad base fundamental para el desarrollo cultural, social y económico de un país.
Las Industrias Culturales
Las Industrias Culturales están conformadas básicamente por cuatro grandes conjuntos en donde participan multitud de industrias y profesiones específicas.
Tres de estas áreas utilizan preferentemente los medios masivos para su contacto con los públicos:
a) La información:
Su columna vertebral es la actividad periodística en sus diferentes formatos y medios, tanto gráficos como audiovisuales y con un enorme poder para conformar la opinión pública.
b) El entretenimiento:
Sus principales tareas se desarrollan a través de la Producción musical, cinematográfica, televisiva y radial. Básicamente se ocupa de dar respuesta a las necesidades de entretenimiento de los grandes públicos en sus hogares a través de los medios masivos de comunicación.
Últimamente se han desarrollado propuestas mucho más sofisticadas para el entretenimiento fuera del hogar: Juegos electrónicos, parques temáticos, propuestas de teatro y comedias musicales producidas en serie.
c) La publicidad:
Sustenta económicamente, en un alto porcentaje, a las otras áreas. En Argentina esta área tiene gran desarrollo profesional y tecnológico y la posicionan como una de las mejores de América. La publicidad comercial, institucional y de bien pública se propone la generación de nuevos hábitos de vida en los grandes públicos.
d) Los eventos culturales:
Esta área desarrolla su relación con los públicos a través del contacto presencial directo utilizando los medios masivos solamente para la difusión o retrasmisión de los eventos:
Entran en esta categoría la producción de festivales, espectáculos, eventos artísticos, ferias, congresos, emprendimientos turísticos especiales, complejos museográficos, parques temáticos y toda la gama de actividades de mayor o menor envergadura en que los públicos participan en forma presencial.
La formación de profesionales de las Industrias Culturales.
El estado actual de estas áreas exige profesionales creativos que estén en condiciones de producir nuevos proyectos que permitan desarrollar el enorme potencial de esta industria.
El conocimiento de la producción no solamente debe estar referido a la capacidad para organizar internamente un programa o un evento cultural, sino a la construcción del producto cultural que deberá circular en un mercado y generar rentabilidad y por lo tanto ser sustentable * económicamente.
La tarea del productor va desde la generación de la idea hasta la realización. El productor debe saber "mirar" desde varios ángulos su labor: la tecnología que está implicada en el proyecto, los equipos de trabajo que se conforman, las estimaciones de tiempo, costos, la comercialización, los públicos, los espacios de distribución, el financiamiento y la rentabilidad del proyecto.
Un productor cultural deberá estar capacitado para:
Generar y gestionar la producción integral de productos culturales que circulen en el mercado y generen rentabilidad. (Sean sustentables económicamente)
Esto implica conocimientos en diferentes áreas:
Área tecnológica:
Es necesario que los futuros profesionales estén capacitados para conocer todas las posibilidades de uso que tiene la tecnología actual en la industria cultural, y poder planificar su incorporación a la producción con criterios de rentabilidad y eficiencia.
Área de lenguajes:
Cada medio desarrolla lenguajes con relación a su historia, sus ventajas y limitaciones tecnológicas y la relación con sus públicos. Es necesario capacitar a los futuros profesionales para la comprensión y uso adecuado de estos lenguajes y aprovechar al máximo sus posibilidades comunicacionales.
Área de gestión y administración:
La capacidad de planificar los proyectos y poder evaluarlos, detección de las fuentes de financiación, conformar y conducir equipos de trabajos, son conocimientos y habilidades fundamentales para poder liderar los proyectos que se generen.
Área de negocios y comercialización:
Todo proyecto cultural tiene que ser generador de empleos, desde el vamos tiene que pensarse como un producto que va a circular en un mercado y generar rentabilidad. Muchos productos culturales no pudieron afianzarse por errores referentes a la gestión y a la indefinición del negocio y la comercialización. La gestión comercial debe incluir nociones de marketing, técnicas de comunicación y publicidad, concepto de competencia, etc.
Área Jurídica:
El marco institucional y jurídico en que se desarrollan los productos culturales debe ser conocido por el futuro productor cultural: La propiedad intelectual, las formas de coproducción, las diferentes modalidades de contratos.
Área de recursos humanos:
La capacidad para seleccionar los profesionales adecuados para la producción de un producto cultural, la conformación de los equipos de trabajo, el liderazgo necesario para conducir esos equipos, son prácticas y conocimientos muy importantes para el productor cultural.
Área de referentes culturales/históricos:
El productor cultural incorporará los conocimientos que le permitan evaluar su producción desde la producción histórica-cultural del país. Podrá reconocer los diferentes géneros que se desarrollaron en los medios de comunicación y en los eventos culturales: la historia del cine, la radio, la televisión, los espectáculos y eventos populares, etc.
Este profesional debe ser sea capaz de desarrollarse integralmente como un dirigente de la industria cultural capaz de generar y producir nuevos productos culturales que circulen en la sociedad.
Estará capacitado para el diseño y la gestión integral de los procesos necesarios para el desarrollo de productos culturales de diversa índole (desde productos para su circulación en los medios masivos de comunicación hasta la producción de eventos culturales de participación directa y presencial de los públicos)y la conducción de áreas institucionales privadas y/o gubernamentales que desarrollen proyectos culturales y audiovisuales para el consumo.
Formación en la Producción Cultural.
Las actuales propuestas de formación de en producción audiovisual no contemplan estas nuevas realidades. Generalmente están centradas en la enseñanza de los lenguajes y las tecnologías.
Es para esto necesario la generación de propuestas educativas que ofrezcan la posibilidad de una formación integral y especializada de los futuros productores culturales.
* En el área de la cultura el concepto de sustentable tiene varias acepciones:
Desde la ecología, antropología o arqueología, un proyecto es sustentable cuando su realidad de producto cultural o turístico con conspira contra el propio recurso. Es decir que el uso turístico de una recurso natural, por ejemplo, no termine degradando el propio recurso y termine desapareciendo. Sucedió por ejemplo con algunas zonas históricas de Luján.
La otra acepción, ya desde el punto de vista de las Industrias Culturales, se refiere a que los proyectos culturales tengan sustentabilidad económica generando empleo genuino. Un ejemplo. Una propuesta de teatro independiente tiene que funcionar como una pyme para financiar el proyecto y generar empleo. Los recursos pueden venir del consumo de su propuesta teatral o de otras posibilidades de financiamiento que habrá que explorar.

Acciones innovadoras en relación a empleo e Industrias Culturales. (Parlamento Europeo 1999)
De forma general, la innovación puede definirse como una nueva respuesta aportada a una situación existente con el fin de insuflarle una dinámica nueva y benéfica para las personas, las empresas, las organizaciones y el conjunto del territorio.
La innovación tecnológica y funcional, que desemboca en la generación de productos, servicios y procesos originales, permite a las empresas nuevas o en expansión generar empleo. Por otra parte, un modo de gestión favorable a la creatividad, la formación de los recursos humanos, la detección de nichos, la apertura de nuevos mercados o la cooperación con otras empresas puede estimular una dinámica de desarrollo empresarial.
Ahora bien, para crear y mantener el empleo en un territorio, la actitud innovadora de algunas empresas no es suficiente: es el conjunto de los individuos y las organizaciones quienes deben inventar modos de intervención más productivos, y respuestas a nuevas necesidades ó no satisfechas. El mercado del trabajo sólo puede funcionar de forma sana si los servicios de salud, alojamiento, transporte o educación gozan de buena salud. Se trata también de sacar provecho de los yacimientos de empleo que responden a nuevas necesidades, como los ligados a la evolución de la sociedad y los modos de vida. Los recientes trabajos de la Comisión Europea sobre las Iniciativas locales de desarrollo y empleo han demostrado que estos yacimientos se encontraban sobre todo en los ámbitos del medio ambiente, la cultura y los servicios a las personas y a la colectividad. Para sacar partido de estos yacimientos, deben instaurarse dispositivos de detección de las necesidades no satisfechas. Son éstas las que hacen surgir nuevos oficios, siempre que se organicen formaciones que a ellos lleven. Del mismo modo, es la estructuración de la oferta, la invención de nuevas formas de empresas y nuevos modos de gestión, de financiación y de implicación de los beneficiarios para garantizar la viabilidad comercial de estas empresas, los que pueden garantizar la mejor explotación posible. De forma paralela, los marcos jurídico y reglamentario deben, lógicamente, adaptarse.
En resumen, el conocimiento de los resortes de la innovación y la formación que permita dominar los mecanismos de la misma refuerzan a todos los niveles el impacto de las acciones llevadas a cabo.
Por otra parte, cualquier instrumento tendrá una mayor eficacia si existe una coordinación eficaz. El territorio y sus actores conseguirán valorizar los recursos existentes, tanto materiales como inmateriales, mediante la creación de sinergias innovadoras al servicio de planes de desarrollo claros. Podrán así encontrarse soluciones originales y generarse nuevas riquezas.
El papel de los poderes públicos es importante en la instauración de diversos dispositivos útiles a las empresas: centros de investigación y desarrollo, institutos de enseñanza y formación, parques tecnológicos, viveros de empresas, sociedades de asesoría, capitales de arranque y capital-riesgo son iniciativas que tienen el poder de dinamizar la economía de una región. A través de estas iniciativas, los poderes públicos pueden estimular y facilitar la explotación de nuevos yacimientos de empleo, fomentar la experimentación y asegurar la divulgación de las experiencias logradas.
Esta dinámica debe ser útil asimismo a las mujeres, los jóvenes, los parados de larga duración, los discapacitados y otras categorías de personas marginadas en el mercado laboral. Debe orientárselas, formárselas y reinsertárselas en el empleo gracias a programas que respondan a la vez a sus necesidades específicas y a las de su región. El problema de acceso al empleo de tales grupos se combatirá mejor si actúan intervenciones concertadas e integradas, si es posible de forma simultánea, sobre la oferta y la demanda de trabajo.
Como conclusión, si el asociacionismo permite incrementar la competencia técnica y los medios de sus miembros, es porque fomentan las acciones integradas y adaptables a varios sectores de actividad. Sólo actuando de este modo incrementan sus propias capacidades.
La innovación se sitúa, pues, a nivel de las intervenciones de cada uno de los actores, tanto públicos como privados, pero también en su movilización y la de la colectividad. Combina de forma original acciones que optimizan un desarrollo integrado, duradero y creador de empleo. Estas acciones generan una verdadera cultura de creación de empresas, y la región o localidad en su conjunto se convierten así en inventoras y portadoras de su propio futuro.

Un ejemplo: El Barrio de las industrias culturales en Sheffield
œDepartment for Economic and Employment Development, Sheffield City Council PalatinePara diversificar su tejido económico, mejorar su imagen y crear empleo, la ciudad de Sheffield desarrolla actividades culturales asociándose con empresas privadas.
Sheffield, la cuarta ciudad más grande de Inglaterra, vive desde hace siglos de la industria del acero y la cuchillería. El declive de estas industrias acarreó la pérdida de 50.000 empleos desde los años 70. Se acepta la necesidad de diversificar la base económica, limitada hasta ahora a un grupo pequeño de actividades tradicionales, para asegurar la supervivencia de la ciudad.
Hacia mediados de los años 80, una estrategia de revitalización económica se orientó hacia nuevos sectores para intentar crear empleo. Desde ese momento, el Ayuntamiento desarrolla, en colaboración con otras organizaciones de la ciudad, una estrategia voluntarista de incitación al desarrollo de actividades culturales. Esta estrategia se centró en principio en el grupo de industrias activas en el sector mediático: vídeo, toma de sonido, cine. En 1988, los servicios de desarrollo de la economía y el empleo del Ayuntamiento designaron a estas actividades como vector de crecimiento, y se eligió un barrio céntrico para convertirlo en el Barrio de las Industrias Culturales (BIC).
Esta estrategia pretendía diversificar la economía local, volver a dar vida al centro de la ciudad, revalorizar su imagen. La estrategia se apoyó en una colaboración pública / privada que agrupaba al Ayuntamiento y empresas privadas. El Ayuntamiento aportó una eficaz ayuda al sector privado en terrenos como formación, asesoría y gestión a los potenciales empresarios, la cesión de locales con alquileres moderados, Por su parte, el sector privado aportó una ayuda financiera considerable a la iniciativa BIC, permitiendo así el crecimiento con éxito de las pequeñas empresas. La creación de un distrito de industrias culturales aumentó el valor de las empresas permitiéndoles compartir recursos y posibilidades gracias al trabajo en red con empresas y organizaciones similares.
El Ayuntamiento facilitó la creación de servicios de guarderías infantiles, restaurantes y bares para ayudar a las industrias del barrio y asegurar nuevas fuentes de empleo y contribuir a la revitalización del barrio.
El BIC, alberga hoy 132 empresas asociadas a los sectores de los medios y las ciencias. En él se han desarrollado destacados espacios musicales y artísticos, como el Centro Profesional de Medios (Works Station and Media Centre) abierto en 1993, así como un nuevo complejo de formación y empresas culturales que agrupa a 35 empresas en una zona de actividades especialmente habilitada albergando salas de conferencias, guarderías infantiles, salas de recepción y una nave de exposiciones. Allí se encuentra la "Fábrica Scotia", una antigua industria de cuchillería, rehabilitada y transformada en centro de formación en los oficios artísticos y los medios; el "Centro de las Artes del Yorkshire", en el que se hallan veinte estudios de imprenta, escultura, ebanistería, joyería, cerámica, fabricación de instrumentos de cuerda, artesanía, fotografía y artes gráficas; la "Escuela de medios del Norte", que reúne los cursos dispensados por la Universidad de Sheffield en ámbitos de cine, el vídeo y fotografía y los dependientes del Ayuntamiento, y un "Centro de Empresas Audiovisuales" que ofrece locales para las nuevas empresas.
La financiación de esta iniciativa que requiere importantes inversiones procede de diversas fuentes, entre las que figura el Programa Urbano del Reino Unido, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo Social Europeo, el Ayuntamiento y el Fondo de la Lotería Nacional.


Articulos de interesantes:

El tiempo libre, el rival de los medios
Las demandas del lector crecen, en medio del bombardeo informativo y el auge de Internet
http://www.lanacion.com.ar/p812664

Creció un 25% el número de extranjeros que estudia español
A diferencia de otros años, la mayoría proviene de Europa; el 10% llega de Brasil
http://www.lanacion.com.ar/p811313

Una firme opción laboral
http://www.lanacion.com.ar/p811315

Piden reducir la desigualdad educativa
En la ronda de consultas de este mes para dar forma a la futura norma se reclama que la escuela trabaje contra la exclusión
http://www.lanacion.com.ar/p813814

Un único sistema escolar
http://www.lanacion.com.ar/p813815

Medidas de aplicación concreta
http://www.lanacion.com.ar/p813817

La base es la inclusión social
http://www.lanacion.com.ar/p813818

Debatir problemas y soluciones
http://www.lanacion.com.ar/p813816

Permalink :: Comentar Referencias (0)

Acerca del Mundial 2006

Por GestiónCultural - 7 de Junio, 2006, 13:41, Categoría: General

El arte también es mundial

Todavía no ha salido a la arena mundial, ni estrenado sus botines en Alemania 2006, pero la cara de Lionel Messi está hasta en la sopa y es la imagen de millonarias campañas de publicidad. El fútbol se cruza con los negocios, con la moda, la tecnología y hasta con el arte. Nadie explotó mejor estas relaciones particulares que Mauricio Macri, cuando organizó un premio de pintura para celebrar el centenario de Boca Juniors, o le encargó a Pérez Celis y a Rómulo Macció sendos murales para la Bombonera, fortaleciendo una tradición que asocia la Boca con la pintura de Quinquela Martín y con una de las escuelas más vigorosas del arte argentino del siglo XX. En estos días las calles de la ribera exhiben pintura patrocinada por la marca de ropa deportiva más famosa del planeta y, a metros de allí, la Fundación Proa encara un proyecto de ampliación para duplicar los metros de exhibición de las salas, donde en pocas horas inaugura el cinético venezolano Jesús Soto.
Melómano reconocido, Víctor Hugo Morales hace público su interés por la cultura al matizar sus informes futboleros con largos párrafos dedicados al castillo de Ludwig de Baviera en las afueras de Munich. Allí, el excéntrico príncipe dio rienda suelta a su estilo trasnochado y cercano al kitsch y a su pasión por la música de Wagner, capaz de interpretar en sus partituras la voluntad expansiva del alma alemana.
El Mundial da para todo y excede largamente lo que ocurre en los noventa minutos del partido. Es un espectáculo visual, una millonaria coreografía de jugadores que, lo saben, tienen la cámara en la nuca y exhiben, por tanto, un alto grado de producción: desde el pelo hasta el calzado deportivo. Queda poco de cuando se jugaba "sólo por la camiseta". Este es otro show y alcanza con un dato: Claudia Schiffer, escoltada por el mago Pelé, sostuvo la copa del mundo enfundada en un vestido de encaje firmado por Chanel. Y todo el mundo lo supo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------

Alicia de Arteaga
aarteaga@lanacion.com.ar





El Mundial de la saturación
Televisión
Marcelo Stiletano

El episodio quedó algo atenuado en medio del espíritu ligero y burlón que campea en "Mañanas informales", pero fue imposible de disimular en su verdadero significado. A fines de la semana última, Sergio Gendler -uno de los cronistas acreditados en Alemania por los espacios informativos de Canal 13 y la señal Todo Noticias- insinuó durante su intervención para el programa de Jorge Guinzburg que estaba al borde de la saturación, sin ganas ni voluntad de hablar de fútbol. Si eso ocurre unos días antes del comienzo del Mundial con aquéllos profesionales que -según podría suponerse- se prepararon a conciencia para llegar al máximo acontecimiento futbolístico del orbe y, además, disfrutan del privilegio de seguirlo desde el lugar de los hechos con todos los gastos pagos, ¿qué les queda a los televidentes? La respuesta aparece a cada momento en una pantalla desde la cual ya es posible descifrar el verdadero significado de lo que se venía anunciando con bombos y platillos mediante consignas al estilo de "¡24 horas de transmisión en vivo desde Alemania!" En los hechos, no es otra cosa que la rotunda incapacidad demostrada por la mayoría de los enviados televisivos que tienen la suerte de encontrarse hoy en Alemania para hallar salidas ingeniosas o atractivas a la rutina que parece aprisionarlos.
* * * En efecto, todo culmina -diferencia horaria mediante- a primera hora de nuestra tarde, cuando se cierran los entrenamientos del seleccionado o concluye la hora de la atención oficial a la prensa. Como lo importante ocurre en la franja horaria matutina, que nuestro diccionario televisivo considera casi marginal, después del mediodía la TV del Mundial está obligada a remar el resto de la jornada entre repeticiones de lo ya visto más temprano, charlas sin sustancia, interminables parrafadas que dan vueltas y vueltas alrededor de lo obvio y sobre todo bromas. Muchas bromas, chanzas, chistes para consumo interno de los programas y pobres arrestos de humor que no hacen más que reemplazar en forma espuria a lo que debería ser una verdadera nota de color. A menos que consideremos como tal la aparición de Guillermo Catalano -más conocido como Fierita, insólito enviado del equipo deportivo de Canal 9-, disfrazado en el debut de "Telenueve mundial " a la usanza del festejo regional en una ciudad alemana para una nota que resulta mala copia de lo que vemos a diario en programas como "Wild On" en el canal E! Entertainment. Como si todo esto fuera poco, los espacios dedicados al Mundial volverán a dominar las medianoches, decisión que no equivale a otra cosa que ver en plena madrugada alemana, en medio de una oscuridad casi absoluta, a un puñado de cronistas, ex jugadores o directores técnicos desocupados con cara de dormidos, sin tener cosas para mostrar o interlocutores a mano para enriquecer cualquiera de las discusiones propuestas, porque la inmensa mayoría -como es lógico- a esa hora duerme. Junto a estos especialistas convertidos en insomnes obligados -ya que deben estar bien despiertos muy pocas horas después- la TV local ya envió a Alemania, en un llamativo alarde de ostentación, a verdaderas legiones de cronistas muy preocupados por cuestiones mundanas y poco por asuntos deportivos. Algunos de ellos no parecen otra cosa que adolescentes tardíos jugando a ser enviados especiales a un Mundial como Germán Paoloski, conductor de "El diario del Mundial" (Telefé), que ayer, en la inauguración del ciclo, no tuvo mejor idea -y peor gusto- que presentar una nota con la atractiva cronista mexicana Inés Sainz de este modo: "Vamos a entrevistar a Inés... La que viene una vez por mes". Todo funciona hasta ahora, eso sí, con una altísima calidad de imagen y un notable rendimiento técnico, que permiten augurar un Mundial de excelencia en esa materia. Eso ocurrirá cuando llegue la hora de jugar, un momento que compensará a pura emoción tantos padecimientos televisivos en los días previos. Por Marcelo Stiletano

Permalink :: Comentar Referencias (0)

Otros mensajes en Junio del 2006

Blog Creado y Mantenido por Alumnos de la Carrera de Gestión Cultural Luján nks13710.29.12