El Blog

Calendario

<<   Junio 2008  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       

Biblioteca Virtual
Documentos:

Scribd


Enlace destacado:

QueGestionamos
Blog: Qué Gestionamos






Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Junio del 2008

Concurso Cincuentenario del Fondo Nacional de las Artes

Por GestiónCultural - 30 de Junio, 2008, 12:44, Categoría: Artes

Lanza sus premios el Fondo de las Artes

Presentó cinco nuevas categorías

Cinco nuevas categorías de premios, por única vez, con motivo de celebrar sus 50 años, lanzó el Fondo Nacional de las Artes (FNA), para reconocer a narradores de cuentos, realizadores de micros de radio y de TV, artesanos y artistas plásticos.

La convocatoria se dirige principalmente a los jóvenes, explicó Héctor Valle, presidente del FNA, a LA NACION. El organismo decidió no convocar este año el Premio Trayectoria y dirigió los fondos a estos nuevos concursos, que abrirán mañana y cerrarán el 15 de agosto.

Serán jurados de los premios nacionales de Cuento los escritores Griselda Gambaro, Luis Guzmán y Sylvia Iparraguirre. Se concederán tres premios de $ 8000 cada uno. Uno de los ganadores cobrará también $ 2000 como Premio Directorio. Además, se concederán siete menciones de $ 1000. Los trabajos, con tema libre, serán publicados en una antología que editará el FNA.

Para micros de radio y de TV, se concederán tres premios de $ 3000 y un Premio Directorio a uno de los adjudicados por $ 2000 más. Cada participante deberá presentar 14 micros con una extensión mínima de un minuto.

Los de TV se presentarán de a siete por concursado con idéntica extensión. Estos trabajos serán parte del archivo patrimonial del FNA.

En cuanto a los jurados, en radio fueron seleccionados Eduardo Aliverti, Liliana Daunes y Leonardo Busquet. Para TV, son Diana Alvarez, Claudio Martínez y Fernanda Rotondaro.

Las otras dos novedades son la categoría de Artes Plásticas, cuyos jurados son Clorindo Testa, Rafael Cippolini, Eduardo Stupía, Andrés Labaké y Fernando Farina. En este rubro, los premios suben a $ 10.000. Serán cuatro los premiados, pero a uno de ellos se le sumará la adquisición de la obra.

En el rubro Artesanías, se han previsto tres premios en los géneros tradicional, proyección y contemporánea. Los objetos premiados tienen que ser elaborados manualmente, no seriados y expresar un valor estético patrimonial. Los premios serán de $ 8000 cada uno. El FNA adquirirá, además, la obra del que obtenga el Premio Directorio.

Otra novedad es la convocatoria al concurso del régimen de fomento para ediciones discográficas de tango, que se abrirá en septiembre. La otra convocatoria corresponde a la producción literaria y a la industria editorial.

Permalink :: Comentar Referencias (0)
Etiquetas:

Seminario sobre teatro Terapia - Luján

Por GestiónCultural - 30 de Junio, 2008, 11:04, Categoría: Teatro

Permalink :: Comentar Referencias (0)

Los Museos y las Asociaciones de amigos

Por Néstor Fabián Migueliz - 27 de Junio, 2008, 23:17, Categoría: Sociedad

 GC agradece la valiosa colaboración del Dr. Néstor F. Migueliz, quien nos ha remitido un documento de interés para la carrera.

COMPLEMENTACIÓN y CONVERGENCIA
Néstor Fabián MIGUELIZ
Voluntario museal; delegado a la FADAM
Asoc. Amigos Museo Pcial. "Enrique Udaondo",
Luján, Buenos Aires

Complemento o complementación nos trae inmediatamente la idea o el reflejo, natural, sobre "aquello que se añade", que se agrega o que se propone completar, que se procura integrar y -en definitiva- acerca de aquello que se "extrae" mejor de lo que ya es. Es decir, más pleno, menos imperfecto, ... más enriquecido.

Convergir es concurrir hacia un fin común. En criollo, diría, es "tirar del mismo carro y hacia el mismo lado". Y resulta esta coincidencia -a favor de algo o en contra de algo (no, de nadie), en contra del abandono de los museos, de la destrucción del patrimonio cultural- lo que viene a darle sentido a estas líneas.

¿Para qué sirven las asociaciones ?... ¿cuál fue su génesis, o por qué se crearon estas entidades... ?

La respuesta la damos -categóricamente hablando- con satisfacciones, con orgullo, con firmeza y con convicciones: las creó la autoridad, pues, para ayudar a los museos, para contribuir con sus siempre alicaídos y/o escasos recursos, aprovechando inteligentemente el derecho constitucional de asociación de los ciudadanos-vecinos. Es decir, fueron constituidas -y así subsisten- para canalizar lícitamente los ingresos que la actividad museológica (y su amplia extensión cultural) es susceptible de generar. Tanto el ICOM (Consejo Internacional de Museos), que agrupa a los titulares de museos, como la Federación Mundial de Amigos de Museos (FNAM), nos legan pautas, sugerencias, puntos de vista, recomendaciones y normativa para que -lo más ordenada y responsablemente posible- contribuyamos a la preservación del patrimonio cultural de la humanidad.

Cuál es la función del amigo del museo ?

¿Qué se espera de su trabajo y de su labor ?. ¿Qué expectativas abre su accionar en el conjunto maravilloso de bienes que nos incumbe a todos custodiar para legar -protegidos y, por qué no, enriquecidos- a las generaciones futuras?. Con qué tareas de los voluntarios se beneficia más la institución, el interés general y la "comunidad museal"... ?, como bien dice el Código de Etica de Oaxaca.

  1. La constitución y organización formal de las entidades es un requisito ineludible para contribuir y colaborar mejor, de manera más ordenada, más prolija, más seria y más responsablemente, con nuestros museos. Es la primera sugerencia que brindan en la Federación Argentina de Amigos de Museos (Fadam): que los voluntarios obtengan la personería jurídica. No solamente porque facilita un trabajo más encausado, sino porque los estatutos establecen controles internos y externos (períodos de mandatos, rendiciones de cuentas, obligatoriedad de memorias y balances, deberes y obligaciones según los cargos, comisiones revisoras de cuentas, presentaciones varias, etc.) ante la autoridad de contralor, lo que deriva en un manto de transparencia y de legitimidad social respecto de la comunidad toda. Estos primeros pasos de formalización, serán -en consecuencia- también valorados por la autoridad, ya que resultan un mensaje para la sociedad y posibilitará un más intenso acercamiento de la gente a la entidad.
  2. Colaboración y apoyo a la política museológica fijada
  3. : se trata de la contribución con las misiones y funciones del museo, establecidas por los responsables (funcionarios públicos o autoridad privada, según el caso). Las asociaciones, legítimamente, deben conocer claramente para qué sirve y qué objetivos se propone el museo en donde el voluntariado desarrollará su cometido. Si bien resulta razonable y sensato que el accionar de las entidades se manifieste ajeno a la conducción y decisiones sobre la política museal (deber-prudencia de no inmiscuirse en la administración del museo), nada obsta que la autoridad solicite, y obtenga, colaboración de "los amigos", todo de conformidad con el espíritu de "cooperación y colaboración" estatuido en México (Código de Etica de la Federación Mundial de Amigos de Museos, sancionado en Congreso Internacional; Oaxaca, 1986).

  4. La capacitación y la profesionalización del voluntariado
  5. significan aún todo un desafío para estos tiempos. Las asociaciones demostrarán, con ello, una actitud de responsabilidad y compromiso con los bienes a los que se procura conservar y preservar. Se trata de un deber de "los amigos", que podrán ejecutar más plenamente cuanto mejor conozcan la política museológica preestablecida y conforme las sugerencias de la autoridad. Sería ideal un consenso básico, para mejor direccionar las inversiones y optimizar así el aprovechamiento a favor de la institución museal.

  6. Una tarea muy apropiada para las asociaciones de amigos -por la cantidad de miembros que convergen en su seno, como socios- lo constituye la comunicación y la difusión. Esto significa "multiplicar" por muchos la presencia del museo en la vida comunitaria. Habrá "muchas voces" (invitaciones, mails, comunicaciones telefónicas, gacetillas, etc.) convocando al museo, promoviendo donaciones, creando conciencia preservacionista, etc.; y otras tantas recibiendo inquietudes, sugerencias, puntos de vista, donaciones, etc.
  7. El tan anhelado "recambio" de personas. La incorporación y formación de nuevas generaciones "de amigos" es un deber de responsabilidad que las entidades no deben descuidar. Con sólo una treintena de años, vicepresidí el voluntariado en el Museo histórico Udaondo, de Luján, siendo testigo además de una nutrida incorporación de jóvenes entusiastas. A los demás amigos de Fadam, también les resultó llamativa la corta edad de algunos de los últimos delegados incorporados a la Federación. Y emparentado con la cuestión etaria, viene también el desafío del recambio y rotación de personas, figuras y dirigentes, especialmente, en las responsabilidades mayores. A esa finalidad se contribuye cuando el modo de elección de autoridades es por asamblea anual o bianual e incluye la modificación parcial de las comisiones directivas y del órgano de control (comisiones revisoras de cuentas, junta de vigilancia, etc.), generándose una alternancia prácticamente no traumática.
  8. La obtención de recursos es una de las funciones primordiales de las asociaciones de amigos....; pero no es la única. Inmediatamente acompaña a ella, la decisión de la entidad respecto de la priorización en la asignación de los fondos; es decir, de la decisión acerca de en qué y cómo gastar esos recursos. Como se ha sostenido reiteradamente, "los amigos debemos ser amigos de la institución y no de nadie en particular"; eso es lo que nos define y lo que nos identifica claramente, nos distingue y singulariza, nos muestra, convoca, estimula... El destino de los fondos será decidido conforme las bases del plan de trabajo establecido por las autoridades, siempre dentro de la competencia que cada uno de los actores tiene en la comunidad museal y en el marco de las pautas de las normativas de la Fadam y del Icom, en general, y según los estatutos en particular y en cada caso. Las diversas manos que integran las entidades voluntarias, son siempre más recursos humanos en procura de las siempre escasas partidas para los museos; muchas más "inteligencias" haciendo de nexo y de "puente" entre la sociedad civil y el museo. Cuántas veces -por no decir casi siempre- las exitosas campañas recolectoras de fondos llegan a buen puerto merced a la espontánea inserción de "los amigos" en la comunidad general ? La respuesta de la sociedad civil, siempre imprescindible, ... cuántas veces se logra obedeciendo al prestigio y a la transparencia de las gestiones y desempeños de vecinos a cargo de responsabilidades en los museos ?
  9. Las distintas acciones en función de la preservación del patrimonio natural y cultural -ámbito por excelencia en la que encuadran, entre otros bienes, monumentos, museos, lugares, parques nacionales, etc.- resultan deberes constitucionales de todos los ciudadanos y habitantes, sea mayor o menor la vinculación directa o, por caso, inexistente con los museos. Ello, conforme con las nuevas disposiciones constitucionales sancionadas a partir de 1994. Los textos fundamentales reformulados han jerarquizado y protegen dichos bienes, señalando actitudes que -con el tiempo- alcanzan a manifestarse ejemplares (muchas veces, desinteresadas) desarrolladas por vecinos y personas. En nuestro medio, y además del célebre "Museo de Luján", valiosos testimonios y reliquias obran en archivos y bibliotecas privados como los de los descendientes de Jorge M. Furt y Federico Fernández de Monjardín. El concurso anual de Fadam (para alumnos y escuelas, hasta los 12 años), con atractivos medios pedagógicos, impone y crea conciencia en nuestros educandos, insistiendo en aspectos dificultosos -aunque, por ello, no menos gratos- de la tareas conservacionistas.

Qué necesita el voluntariado museal para desempeñar eficazmente su rol ? Cómo llegan a cumplir las asociaciones de amigos las funciones que todos coincidimos en asignarle ?

  1. Se les debe, ante todo, respeto, consideración y estímulo. Existe una porción de la sociedad civil que, agrupado en "amigos", se reúne en pos de un fin lícito y loable, desinteresado y valioso: el patrimonio cultural, común y público, de los argentinos, depositado en un museo. A él llegan los voluntarios a aportar tiempo, servicios, conocimientos, recursos, difusión, conciencia cívica, personería para el ingreso de fondos, nexos y contactos, "puentes" entre la comunidad, controles, ... Y la motivación puede resultar fundada en diversas razones: bagaje y costumbre familiar, tradiciones, altruismo, espíritu participativo y/o artístico, compromisos ancestrales, vocación pública, tiempo libre,... o simplemente la contemplación de la belleza del arte por su propio e intrínseco placer ("la belleza de la sencillez", diría el genial Giuseppe Verdi). Téngase en cuenta que la esencia del voluntariado es, precisamente, la inexistencia de retribución por sus servicios y tarea, lo que sí reciben -satisfactoriamente o no tanto, en la mayoría de los casos- funcionarios, directivos y personal.
  2. Necesita una valoración y un reconocimiento a su labor altruista. Y resulta razonable que así sea: uno debe resultar siempre agradecido (por lo menos, es lo que siempre me enseñaron desde niño), especialmente -y dentro de esta tan meneada globalización, en "este sálvese quien pueda"- cuando hay voluntades que se agrupan con un fin lícito y loable, para culminar desarrollando, en la mayoría de los casos, funciones y cometidos estatales. Esta es la médula del tercer sector, o de la sociedad civil, o -como prefiera llamársele- "el nuevo mundo de las ONGs".
  3. Se manifiesta quizá como un tema menor o "casero", pero no lo es: las asociaciones necesitan también un lugar de trabajo en la organización espacial del museo. Así, se evitan inconvenientes y no se confunden incumbencias ni competencias; y las entidades pueden desempeñar mejor y más acabadamente su cometido (y en donde estén los mínimos implementos y auxiliares del voluntariado: documentación y archivos, procesadores de textos, papelería, línea telefónica, personal casi permanente en ciertos horarios, etc.).
  4. La natural, mutua y recíproca colaboración, no sólo de las autoridades museales, sino del personal todo, en el espíritu que -con esas distintas fuentes, pero coincidentes- tan bien señalan tanto el ICOM como la FNAM, para la idónea optimización de las contribuciones de "los amigos".

Cómo se solucionan las cosas, sin perjuicio o inactividad, cuando tienen lugar diferencias y distintos puntos de vista ?

Cómo se afronta ese desafío entre los distintos actores museales ?. Con el convencimiento pleno de que "las personas pasan..... y las instituciones quedan" (y de que "cuatro ojos ven más que dos"), las asociaciones serán siempre un poco "los oídos de los distintos ámbitos de la sociedad que llegan a una caja de resonancia". Son conductos, canales de conducción o de llegada de inquietudes y preocupaciones, legítimas, de la comunidad respecto del museo y para beneficio del museo.

Cómo se soluciona esta situación en favor del museo ?

  • Idoneidad y amplitud para escuchar
  • : empecemos (o continuemos, según el caso) escuchándonos entre nosotros, entre las autoridades y los museos;

  • Capacidad para entablar un diálogo que pueda resultar fructífero y conducente; y
  • Generosidad, responsabilidad y compromiso con la institución para lograr, en definitiva, el más útil y auspicioso consenso para procurar -y realizar, claro- mejor los fines y objetivos del museo.

                                                                                                     Luján, junio 20 de 2008.

Documento: Complementacion y convergencia - Museos - Biblioteca Virtual GCL


Permalink :: Comentar Referencias (0)
Etiquetas:

Sólo palabras

Por GestiónCultural - 27 de Junio, 2008, 13:36, Categoría: General
Permalink :: Comentar Referencias (0)

Hacia una tecnología más limpia en curtiembre

Por GestiónCultural - 26 de Junio, 2008, 0:34, Categoría: General

INTI-Cueros ha realizado un estudio relacionado con el depilado enzimático, orientado a ofrecer una alternativa tecnológica para minimizar la carga orgánica en el efluente líquido y eliminar el uso del sulfuro de sodio.


Noticiero Tecnológico INTI - viernes, 20 de junio de 2008



En la transformación de piel vacuna en cuero, la industria curtidora genera una variedad de desechos que se distribuyen en el efluente líquido y gaseoso; los sólidos del proceso productivo y los del sistema de tratamiento de aguas residuales.
Los depilados convencionales destructores del pelo, a base de sulfuro de sodio, aportan al efluente final una elevada carga orgánica y sólidos sedimentables, así como la presencia del ión sulfuro, alcanzándose valores en estos parámetros que superan los límites establecidos por las autoridades sanitarias
El gas sulfhídrico es un gas de elevada toxicidad para la salud humana, provocando desde la irritación de las vías respiratorias hasta grave intoxicación y desmayo seguido de muerte, luego de algunos minutos de exposición a concentraciones de este gas en el aire comprendidas entre 1000-1500 partes por millón.
Por los motivos precedentes, la concentración máxima admisible del gas ácido sulfhídrico en ambientes de trabajo, a la cual el trabajador puede permanecer expuesto durante 8 horas por día durante una semana sin sufrir daños se ha establecido en: 10 cm3 por m3 de aire.
Durante la elaboración de la piel, cuando se procede a neutralizar la alcalinidad de la misma, en el ambiente de trabajo pueden detectarse valores de ácido sulfhídrico hasta de 50 cm3/m3.
Una fase relevante para alcanzar un proceso de depilado conservador del pelo libre de sulfuro de sodio, es vulnerar la resistencia que ofrece la epidermis, la que a modo de "barrera" se opone a la difusión de los productos depilantes.
Al favorecerse los procesos difusivos, las enzimas con actividad depilatoria podrán alcanzar más rápidamente la membrana basal y tejido conectivo, minimizándose la acción sobre el colágeno de la piel y en consecuencia no dañando la estructura fibrosa de la misma.
Se puede vulnerar la resistencia que ofrece la epidermis utilizando, entre otras sustancias, enzimas proteolíticas y lipolíticas; tensioactivos; solventes orgánicos; urea y sulfito de sodio.
Como resultado de este estudio, se puede afirmar que la epidermis bovina puede ser vulnerada químicamente, generando "rutas difusivas", utilizando en el proceso de depilado las sustancias indicadas precedentemente.
Este desarrollo de depilado enzimático está orientado a ofrecer una alternativa tecnológica para minimizar la carga orgánica en el efluente líquido y eliminar el uso del sulfuro de sodio, con el consiguiente impacto social al disminuir significativamente los riesgos en la salud de los operarios de las curtiembres y del vecindario al evitar la presencia del gas sulfhídrico en el efluente gaseoso, característico por el olor desagradable y sus efectos nocivos sobre la salud humana.
La implementación de un depilado enzimático tiene también un impacto económico al reducir el costo del tratamiento de las aguas residuales como consecuencia de la disminución de la carga orgánica del efluente de la ribera en un 40% (en términos del parámetro Demanda Química de Oxígeno) y evitar la descarga del sulfuro de sodio.

Permalink :: Comentar Referencias (0)

RSE Comunicación

Por GestiónCultural - 25 de Junio, 2008, 2:10, Categoría: Marketing

 

BOLETÍN Nº 131 – 24/06/2008
EDITORIAL

Sintonizando el canal repensar

Las grandes empresas están gastando sumas enormes en actividades de Relaciones Públicas. Sin embargo, la evidencia es clara de que fallan a la hora de hacerse comprensibles para sus públicos y, lo que es peor, no llegan siquiera a entender a sus públicos”, señalaba hace algún tiempo el gurú del management empresarial Peter Drucker, fallecido en 2005. Luego añadía: “Para no perder de vista la percepción de los intereses de nuestros stakeholders hay que diseñar canales de comunicación y relacionamiento que permitan a la Dirección de la empresa, antes que nada, comprender a sus públicos”.

La cita viene como anillo al dedo para poner de manifiesto una situación que, salvo escasas excepciones, se repite en una cantidad importante de empresas: el desaprovechamiento de un sinnúmero de canales ya existentes de comunicación con sus públicos de interés que bien utilizados les permitirían no sólo entender mejor a dichos stakeholders, sino primordialmente hacerse asequibles a ellos y poder comunicarles sus acciones, programas y convicciones en materia de Responsabilidad Social Empresaria.

Probablemente el problema radique en una visión acotada de la integralidad de canales y formas que puede tomar la comunicación empresarial en general; y la comunicación de la RSE, en particular. Es que a veces uno tiene la impresión de que las compañías se siguen valiendo de esquemas y estructuras bastante rígidos a la hora de idear formas de vinculación con todos los actores asociados a su gestión cotidiana.

En el imaginario de los directivos, casi por defecto las acciones comunicacionales suelen estar asociadas a dos situaciones: grandes presupuestos y presencia con un aviso en medios masivos de difusión. Sin adentrarnos en el alto impacto que acostumbra tener una comunicación (si es buena) cuando reúne ambas condiciones, sí destacaremos que la cuestión presupuestaria excluye casi automáticamente de la “foto” a las PyMES.

Por consiguiente, en mi opinión todas las empresas –grandes y pequeñas- deben redoblar sus esfuerzos por identificar (entre sus prácticas habituales, y dentro de los costos fijos de operación) oportunidades de comunicar su compromiso en RSE a los diversos stakeholders. Y, muchas veces, este tipo de prácticas demostrará tener mayor eficacia que la más costosa y grandilocuente de las campañas mediáticas.

Les propongo el siguiente ejercicio, para que entiendan de qué estoy hablando. Imaginen que son dueños de un pequeño restaurante (muy activo y comprometido en llevar adelante una gestión social y ambientalmente responsable), pero no disponen más que de unos pocos cientos de pesos para contar lo que hacen a sus clientes, proveedores, empleados, la comunidad en general, etc. ¿Cómo lo harían?

Allí es donde entra en juego la “magia” e “inteligencia” para contar lo que hacemos en RSE, sin incurrir en nuevos gastos: sólo basta con aprovechar costos fijos ya existentes y repensar a fondo algunos procesos.

En el caso del restaurante, cada uno de los siguientes diez elementos podría convertirse en eventual soporte de una comunicación socialmente responsable, entendida en su acepción más amplia:

  • Manteles individuales de papel ubicados debajo de los platos
  • Servilletas
  • Carta o Menú
  • Cartelería y decoración en las paredes
  • Cartelería en los sanitarios
  • Cartelería en cocina
  • Acrílicos sobre las mesas
  • Vestimenta de los mozos
  • Comprobantes de compra y porta facturas
  • Cartones postales o tarjetas

Imagínense sentados a la mesa, abriendo el menú. Visualícense descubriendo en su interior un mensaje donde se indica que éste sido confeccionado por una ONG de jóvenes en situación de riesgo social, quienes reciclan papel y botellas de PET (plástico) para confeccionar una diversidad de productos y generarse con ello un ingreso digno. ¿Acaso este dato no modificaría sustancialmente su percepción del propio menú, pero también del establecimiento que impulsa y apoya este tipo de acciones?

Bajemos un poco la vista. Debajo del plato, un mantel individual de papel invita a reflexionar sobre la importancia del cuidado del agua y brinda consejos útiles para ahorrar este insumo vital al momento de lavarse los dientes, ducharse, o lavar nuestro auto el domingo.

Si bien simples, ambos soportes constituyen en sí mismos acciones comunicacionales, mucho más potentes de lo que las empresas suelen creer. Además, el ejercicio es trasladable a todo el universo empresarial.

Una empresa de transporte podría repensar qué están “comunicando” sus mismos camiones, las lonas o laterales de carga, el portón trasero de los vehículos, los contratos que firman sus proveedores, e incluso sus galpones y depósitos. En cada uno de esos ámbitos hay una oportunidad de contar algo, lista para ser utilizada.

Se trata entonces de agudizar el ingenio, mantener los ojos bien abiertos, repensar los procesos existentes, y sobre todo encontrar formas inteligentes de comunicar lo que hacemos a los numerosos y disímiles públicos de interés de la empresa. Indudablemente habrá que hallar la manera más idónea para llegar a cada uno de ellos, contemplando sus particularidades y exigencias.

Carteles o pancartas, buzones de sugerencias, declaraciones de principios de la compañía, reuniones periódicas con el personal, contratos con proveedores, facturas, eventos y reuniones, boletines internos y externos, sitios web e Intranet, etiquetas y embalajes de los productos, brochures y folletos, avisos publicitarios, ofertas y promociones, regalos empresariales, premios y reconocimientos, los propios productos y servicios de la empresa. TODO comunica.

La oportunidad de comunicar algo, de hacer explícitos nuestros compromisos por construir un mejor mundo para las futuras generaciones, se presenta en cada uno de esos soportes. Tómenla o déjenla.


Alejandro Roca
Director Área Comunicaciones
IARSE
aroca@iarse.org
  

Permalink :: 27 Comentarios :: Comentar Referencias (0)
Etiquetas:

Otros mensajes en Junio del 2008

Blog Creado y Mantenido por Alumnos de la Carrera de Gestión Cultural Luján nks13710.29.12